Perjudicará labor social del gobernador, Cuauhtémoc Blanco. | Agenda de Inversiones

Perjudicará labor social del gobernador, Cuauhtémoc Blanco.

En las últimas semanas Fidel Giménez Valdés, secretario de obras públicas de Morelos, ha sido objeto de fuertes críticas en diferentes medios de comunicación y en redes sociales, en donde lo acusan de dar especial atención a la ciudad de Cuernavaca. Y es que se dice y se rumora, que está preparando el terreno para ser el próximo presidente municipal de la capital morelense. De hecho, en días recientes, se dedicó a descalificar al actual presidente municipal de esta ciudad, Antonio Villalobos, a quien acusa de adjudicarse obras hechas con recursos estatales.
A esto se suma la denuncia que este personaje tiene en su contra por fraude procesal, derivado de la falsificación de un documento, y una más por tentativa de homicidio. En este espacio dimos a conocer la serie de irregularidades que Fidel Giménez junto con su esposa, Claudia Fabiola Tostado, en complicidad -dicen- en el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, para conseguir una sentencia a su favor y así poder despojar a su suegro, José María Guadalupe Tostado, de su patrimonio. En la denuncia exigen el cobro de un pagaré que fue dictaminado como falso por el perito oficial nombrado por el propio tribunal.
Sin importar el dictamen del perito, la Juez Tercera de la Sala Civil del Estado de Morelos, Lic. Pérez Meza, condenó al señor Tostado a pagar la cantidad. Giménez Valdés ha logrado desviar la atención sobre este y otros temas bloqueando las cuentas de twitter de sus críticos, lo que está prohibido para un funcionario público de acuerdo a una reciente resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El caso es muy delicado y le puede estallar al gobernador Cuauhtémoc Blanco, ya que el tráfico de influencias que realizó Giménez Valdés para beneficiar su causa en ese litigio, es muy claro y hay pruebas contundentes al respecto.
Otro asunto que pronto le puede generar problemas al Secretario de Obras es el del distribuidor vial Palmira en Cuernavaca. Roberto Barrientos, secretario de la Asociación Mexicana de Directores Responsables de Obra en Morelos, externó su preocupación por esta obra que con tan solo cuatro años de construida ya presenta grietas de consideración. Al respecto el secretario insistió que sólo son daños superficiales.
Los diputados locales y el gremio de la construcción solicitaron un informe y una revisión a fondo para garantizar la seguridad del distribuidor. Es momento de que el gobernador Cuauhtémoc Blanco tome cartas en el asunto y llame a cuentas a su secretario de obras antes de que los problemas de Fidel Giménez crezcan y se conviertan en un lastre para su administración.

Publicado en Últimas Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*