No, el mundo no se acaba, pero no volverá a ser el mismo | Agenda de Inversiones

No, el mundo no se acaba, pero no volverá a ser el mismo

Cada analista (económico-financiero), está armando su propio Armagedón, esto es, el término bíblico que aparece en el libro del Apocalipsis, capítulo 16, versículo 16, un término que emplearon algunas iglesias para referirse generalmente al fin del mundo o al fin del tiempo mediante catástrofes. No, el mundo no se acaba con el coronavirus. Bueno, lo que si va a acabar es como veíamos el mundo y la forma como tratamos nuestro entorno. La economía sí va a cambiar, y lamentablemente para mal en lo que resta del año.
Hay pronósticos que van desde un crecimiento del 0.6% a caídas del 4.5% anual. Vale considerar que el H1N1 contribuyó en 0.9% del PIB a la caída en 5.3% del año 2009 afectando principalmente al turismo y al comercio; sin embargo, las condiciones ahora son distintas. Organismos como Consultores Internacionales, apuntan hacia una probable caída anual de 2.0% y de hasta 2.9% o más de no tomar las medidas necesarias. Mitigar y revertir las consecuencias económicas de la pandemia petrolizada, en efecto, dependerá principalmente de la conducción de la política sanitaria y económica en la que la primera ha sido prudente por la Jornada Nacional de Sana Distancia, aunque con áreas de mejora. En cuanto a la económica, habría que ver las estrategias en Estados Unidos, Francia y otros países que promueven estímulos fiscales, condonación de servicios a empresarios, entre otros, mientras en México solo estamos confiando en que todo estará bien. Por su parte, los empresarios deben anticipar desde más y/o nuevos impuestos hasta el desabasto de insumos y bienes de consumo; así como de la inclusión de wildcards que prevean otros posibles choques. Sin duda 2020 es ya un reto de sobrevivencia económica.
Para otros analistas, como los de CIBanco, el hundimiento de los mercados financieros globales, en particular los índices bursátiles con caídas acumuladas en el último mes de entre el 30% y el 40%, y una baja cercana del 60% en el precio internacional del petróleo, son algunos de los problemas que se avecinan para la economía mundial y la mexicana. “En CIBanco consideramos que a nivel global la crisis será transitoria (de uno a dos trimestres), pero dadas las actuales afectaciones, la recuperación no será tan rápida como quisiéramos escuchar, por lo que no será fácil que la actividad económica recupere el ritmo que contaba antes del brote epidémico. La magnitud del impacto dependerá de la profundidad de la crisis sanitaria y de la efectividad de las medidas de prevención del contagio y de respuesta económica que se están poniendo en marcha en todo el mundo”. En el caso de México, como la mayor parte de las economías globales, debe prepararse para una contracción económica en 2020. La intensidad de la caída dependerá en buena parte de la duración de la fase aguda de la pandemia: si la campaña turística de verano se desarrolla con una cierta normalidad, y aguantan el consumo y la inversión, las perspectivas mejorarán sensiblemente.

Publicado en Últimas Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*