Continuará -dice- con una “postura monetaria prudente” | Agenda de Inversiones

Continuará -dice- con una “postura monetaria prudente”

Como lo habíamos pronosticado: la Junta de Gobierno del Banco de México decidió disminuir en 25 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria a un día, con lo cual queda a un nivel de 7.50%. El relajamiento en las condiciones financieras globales -señala Banxico- ha propiciado un mejor desempeño de los mercados financieros de economías emergentes. En México, si bien con episodios de volatilidad, desde la última decisión de política monetaria la cotización del peso mostró cierta apreciación, mientras que las tasas de interés de los valores gubernamentales han reflejado los efectos de las menores tasas de interés externas. En cuanto a los riesgos que pudieran afectar el desempeño de los activos financieros nacionales, persiste la incertidumbre asociada a la relación bilateral entre México y Estados Unidos y a las perspectivas crediticias para la calificación de la deuda de Pemex y la soberana.
El entorno actual -añadió Banxico- sigue presentando importantes riesgos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, su capacidad de crecimiento y el proceso de formación de precios en la economía. En este sentido, es particularmente importante que además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión, una mayor productividad y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas. En este contexto, es necesario reforzar las perspectivas crediticias soberana y de Pemex, así como cumplir las metas fiscales para 2019 y los objetivos del Paquete Económico 2020. Asimismo, es indispensable fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad.
La Junta -reafirma Banco de México- mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa en un contexto externo en el que persisten riesgos, así como a la evolución de las condiciones de holgura y presiones de costos en la economía. Ante la presencia y posible persistencia de factores que, por su naturaleza, impliquen un riesgo para la inflación y sus expectativas, la política monetaria se ajustará de manera oportuna y firme para lograr la convergencia de esta a su objetivo de 3%, así como para fortalecer el anclaje de las expectativas de inflación de mediano y largo plazos para que alcancen dicha meta.

Publicado en Últimas Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*